En pleno 2016, con tantos servicios de musica en streaming (a.k.a Spotify, Apple Music, Google Play, entre otros), parecería un disparate comprar un reproductor de musica digital, ¿Por qué hacerlo? Para ser honesto, parece mas una cuestion de gusto personal, pero desde mi punto de vista, comprar un reproductor de audio portatil vale cada centavo que se invierte. Antes que nada advierto, no soy audiofilo ni mucho menos, a mi solo me gusta que la musica se escuche bien.

¿Audio hi-res?

Después de haber comprado los Sennheiser HD 558, buscando por internet los costos de un iPod descubrí reproductores como el Sony Walkman A10, el PonoPlayer y otros reproductores de audio que se denominaban reproductores “hi-res”. Si bien todos venian en formas, tamaños y precios distintos, todos se anunciaban bajo premisas similares: “Disfrutar de la música con una riqueza y fidelidad al original”, “escuchar la musica tal y como la concibieron los artistas” y “escuchar la musica como debe ser”. Habiendo sido siempre un usuario asiduo (casi llegando a “fan from hell”) de los reproductores de música de Apple, lo anterior llamó por completo mi atención y mi busqueda por encontrar un reproductor hi-res cuyo costo no me dejara en la ruina comenzó. Después de un par de dias de busqueda, una marca mas bien desconocida en México, pero con muy buenas reseñas apareció en el juego: Fiio.

WP_20160225_16_40_44_Pro_LI

Fiio es de esas marcas que por el simple hecho de ser “hecha en china” genera 100% de desconfianza entre los consumidores aquí en México, pero cuyas reseñas en una buena cantidad de sitios dedicados al audio (como What Hifi, Headphoniaks e inclusive Xataka Home) hicieron replantear mi decisión de comprar (de nuevo) un iPod como mi reproductor musical. Algunos meses después de haber encontrado los reproductores Fiio, y en visperas de mi cumpleaños, surgió un ganador, el Fiio X1, el reproductor hi-res “de entrada” de esta marca.
Continue reading